Caracoles en los acuarios, ¿invasores o vecinos?


La mayor parte de los dueños de acuarios de agua dulce, con toda seguridad en más de una ocasión se han encontrado dentro suyo la existencia de caracoles invadiendo la área y asolando las plantas que allí habitan. Estos inquilinos tienen la posibilidad de llegar a sospechar un grave riesgo pues los vegetales de los que se nutren son precisos para cambiar el nivel de nitrógeno preciso para el buen cuidado del agua y proveer el oxígeno a los peces; además de esto, dan a su ambiente la dosis precisa de CO2 y una adecuada iluminación.

¿Son los caracoles de nuestro acuario unos molestos invasores o uunos inofensivos vecinos? Antes de remover de manera sistemática a los caracoles, hay que tomar en consideración que muchas de estas especies no son verdaderamente perjudiciales para nuestro acuario, sino, además de esto, son un aspecto muy bueno en el momento de sostenerlo en un óptimo estado. Por este motivo, el paso primordial va a ser estudiar a distinguir en el momento en que estos animales son dañinos y en el momento en que no, para no terminar con los que verdaderamente cumplen una aceptable función en el pequeño ecosistema de nuestro acuario.

Los primeros síntomas que indican que la existencia de caracoles es excesiva, es en el momento en que estos animales están finalizando con nuestras plantas acuáticas y tenemos la posibilidad de ver los orificios que generan en ellas. ¿Ahora los detectamos? Va a haber que buscar una solución. Entre las mucho más eficientes es la adquisición de un animal cuya nutrición se base esencialmente en invertebrados marinos. Entre los generalmente aconsejados es el Botia payaso, que come los huevos de estos moluscos pero respeta las plantas.

En cambio, si se elige decantarse por un procedimiento mucho más «casero» (y económico), se puede insertar durante la noche en el acuario una hoja de lechuga. En un rato vas a tener un montón de caracoles rodeando el trozo de verdura y vas a poder retirarlos con ella. Si bien estos 2 métodos métodos asisten a moderar o remover la aparición de estos moluscos acuáticos de manera natural, un aspecto esencial que les atrae es la sobrealimentación pues los restos de comida viven en el suelo y se sirven de ellos para alimentarse, conque hemos de evitarla para hallar que los desenlaces de la «limpieza» perduren.


Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.