Procedente del África Occidental, el aspecto de este pez es tan interesante como sus prácticas. El pez elefante, asimismo popular como pez de nariz de elefante tiene una nariz con apariencia de trompa que lo transforma en entre los peces mucho más curiosos del acuario.

De color cobrizo obscuro, el pez elefante mide unos 20 centímetros.

Además de su trompa característica, este pez se identifica por sus hábitos nocturnos. A lo largo del día tiende a estar escondido y solo se pasea por el acuario a la noche, con lo que ha de ser en ese instante en el momento en que le proporcionemos la comida, así sea alimento seco para peces o alimento vivo. Realizando honor a su nombre, el pez elefante es algo retardado al comer, con lo que deberíamos eludir tener como compañeros de acuario a especies veloces y insaciables.

Tímido y al unísono territorial, se necesita un acuario grande, de unos 200 litros, para tener al pez elefante. En su hábitat natural el pez elefante usa unas pequeñas descargas eléctricas para estar comunicado con los de su clase y, si el acuario es pequeño, estas descargas tienen la posibilidad de incordiar a los otros peces.

El acuario debe tener mucha vegetación y sitios que el animal logre utilizar para ocultarse, puesto que va a pasar una gran parte del día escondido. En lo que se refiere a la temperatura del agua, esta debería oscilar entre los 23 y los 28 grados y debemos llevar cuidado con la limpieza del acuario y la calidad del agua, puesto que el pez elefante tiende a sufrir hongos.

Todavía no se consiguió que el pez elefante se reproduzca en cautividad, en verdad no se saben varios datos del desarrollo reproductor de esta curiosa clase.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.