Mi gato bebe poca agua: ¿qué le sucede?

gatos-agua
En torno a la relación de los gatos con el agua, hay muchos mitos y no solo referente al baño y la higiene, sino también a la cantidad que deben beber y si es conveniente o no que beban agua. La verdad es que en este último caso no hay una respuesta exacta porque cada gato puede tener una necesidad de beber totalmente diferente. De todos modos, de manera generalizada, puede decirse que los mininos son animales que tienden a beber poca agua porque tienen menos necesidades fisiológicas de líquidos que otras mascotas. Pero esto no implica que el gato no tenga que estar bien hidratado. Además, si el minino toma poca cantidad de agua, puede haber algunas razones que expliquen este comportamiento a las que hay que prestar atención. Aquí contamos las principales causas.

Los motivos

Si se nota que el gato bebe menos agua de lo habitual, tenemos que prestar atención a qué sucede para detectar las posibles causas y paliar esta situación con el fin de que no se deshidrate.

Ante este comportamiento o conducta, lo mejor es consultarlo con un veterinario porque el hecho de beber menos agua puede estar relacionado con alguna enfermedad, aunque sea leve.

De este modo, el gato podría verse afectado por determinadas patologías de tipo endocrino o renal e, incluso, gastrointestinal, entre otras, que pueden justificar el menor interés del minino por el agua.

gatos-agua
Además, esta menor ingesta de líquido igualmente puede deberse a otros factores como, por ejemplo, el estrés. Es preciso así detectar los posibles factores desencadenantes de ese estado en el minino para evitar consecuencias mayores.

Y, finalmente, también cabe hablar de otras causas. Una de ellas es la mala higiene del bebedero o el hecho de que el gato no disponga de agua limpia con frecuencia o no esté fresca, sobre todo, en verano. Otros factores pueden responder a que los bebederos estén mal distribuidos o bien sean de difícil acceso para este animal de compañía.

Entradas relacionadas