Mi perro me muerde los pies: ¿qué hago?

perros-pies
Entre los movimientos mucho más comunes de los perros, en especial, en el momento en que son pequeños es morder los pies, calcetines, zapato… de sus dueños y personas con las que vive y establece su vínculo. Son hábitos que acostumbran a abandonarse de acuerdo el cánido medra, pero en ocasiones sigue pues no se ha conocido corregir o por el hecho de que el perro está demandando atención o señalando que algo no va bien. La primera cosa que hay que llevar a cabo es advertir la causa que hace este accionar para ponerle solución. Pero, además de esto, asimismo se tienen que continuar una secuencia de consejos para no promover esta conducta y se logre corregir de forma fácil. El primero es que hay que accionar lo antes posible.

Sin contiendas

En el momento en que el perro tiene este accionar, la primera cosa que hay que llevar a cabo es no regañarle ni enseñar enfado con él. Es un hábito que tampoco hay que prohibírselo de forma explícita, sino más bien redirigirlo hacia otras acciones.

Aun, muy frecuentemente, lo destacado es no prestar atención a este ademán y también ignorar al perro mientras que lo está haciendo. De esta manera va a ver que no capta nuestra atención y que no nos encontramos apasionados en proseguirle ese juego. De esta manera, se va a ir dando cuenta que no logra sus propósitos con este hábito y lo acabará abandonando.

Otro truco realmente útil es quedarse inmovil mientras que mordisquea las zapatillas, zapatos o calcetines que llevamos puestos. Esto va a hacer que no se sienta atraído por el movimiento de los pies al caminar o mientras que se efectúan desplazamientos por la vivienda.

perros-pies

Ocupaciones

Para hallar que el perro deje de morder los pies, lo destacado es redirigir su atención hacia otras ocupaciones. Entre las más utilizadas opciones están los juegos pues dejan distraer al perro al unísono que gasta su energía.

Por poner un ejemplo, se le tienen la posibilidad de prestar elementos que logre morder o juegos que estimulen su sabiduría. Además de esto, es recomendable que el perro tenga cubiertas sus pretensiones de ejercicio para encauzar bien su energía.

Entradas relacionadas