Parásitos en los peces


Prácticamente todos los peces, tiene una enorme sencillez para “inficionarse” de parásitos. La mayor parte de estos parásitos no acostumbran a ocasionarles enormes daños. Estos pequeños bichitos, medran y se reproducen de forma rápida en condiciones normales. En el momento en que la población de parásitos sobrepasa cierto límite, es entonces en el momento en que la vida de tu pez corre un enorme riesgo.

Los parásitos de un pez, son en general infecciosos, y por consiguiente, tienen la posibilidad de infectar a otros peces que viven en exactamente el mismo acuario. Un pez infectado puede parecer con perfección habitual, lo que provoca que el riesgo para el resto sea considerablemente mayor. Es primordial que el infectado sea reconocido y tratado lo antes posible mejor. Ahora, tienes una sucesión de consejos sobre de qué forma hay que revisar si este género de mascotas están inficionadas:

– Fíjate bien en sus pequeños cuerpos. Si detectas pequeños gusanitos u otros bichitos pequeños sobre su cuerpo es que hay la infección.

– La existencia de úlceras y pequeños orificios en el cuerpo de los peces no son una aceptable señal. Este signo señala más que nada la existencia de parásitos muy perjudiciales que o llevan tiempo actuando o sencillamente son muy perjudiciales.

– Examina sus ojos. Los peces con este género de inconvenientes tiene los ojos turbios o con una suerte de máculas blancas.

– Mira de qué manera se desplaza por la pecera. Si ves que sale con frecuencia a la área o que frota su cuerpo contra el cristal, eso señala que algo le pasa.

– En el momento en que tiene parásitos internos, mostrará una clara pérdida del apetito, unos movimientos errantes y bastante torpeza.


Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.